Dos libros y una solución

Este país vive una época compleja, caracterizada por acumulación de problemas y soluciones lentas. En buena medida lo acontecido es producto del divorcio radical entre el mundo de lo público y el de los ciudadanos.

La participación democrática se ha ido pervirtiendo. Contratistas codiciosos apadrinan candidatos que una vez elegidos tendrán acceso a negociados, corruptelas e impunidad para sus manejos. La situación nefasta perdura porque los mismos politiqueros pujan por controlar a las entidades de control. Por eso la impotencia y la indiferencia; por eso en el caso de Cali la participación electoral apenas si llega al 45%.
Pero hubo tiempos distintos cuando los ciudadanos se propusieron ser dueños de su futuro; tomar el destino en sus propias manos. Así empresarios, académicos y activistas daban la pelea por asumir responsabilidades y lograr cambios profundos. Tenían claro que el asistencialismo es necesario bajo ciertas circunstancias, pero se requiere protagonismo en la gestación y aplicación de políticas públicas para poder materializar soluciones.

La necesidad de participación ciudadana en la gestión oficial es uno de los mensajes de Alfredo Carvajal en su libro titulado ‘Luces y sombras de mi tiempo’. Ojalá los ejecutivos de empresas y organizaciones de la sociedad civil lean este documento y valoren en él la voz de la experiencia. Nada es tan engañoso y perjudicial para un grupo humano como el llamado ‘complejo de Adán’. Este lleva a que tanto la izquierda radical como ciertos líderes sociales y empresariales de nuevo cuño, coincidan en la displicencia ante las enseñanzas del pasado; piensen que todo lo bueno comienza con ellos y que se puede tener éxito ignorando el conocimiento acumulado.

El compendio de columnas de Alfredo Carvajal en buena hora editado por la Universidad del Valle, coincide con la publicación de una obra especializada que lleva por título ‘Fundamentos de derechos reales y derecho inmobiliario registral’, cuyo autor es el profesor y jurista Fernando Vélez Rojas, quien ha forjado una destacada carrera académica en las universidades Javeriana de Cali, San Buenaventura, Santiago de Cali y Bolivariana.

El profesor Vélez ya nos había sorprendido positivamente con su trabajo ‘Fundamentos de bienes’, y en esta oportunidad entrega un volumen que aclara conceptos complejos y propone soluciones. El texto es atractivo no solamente para los especialistas, interesa además al hombre de negocios necesitado de encontrar orientación frente a unas circunstancias en las que se presentan criterios y regulaciones cambiantes. Bien por el profesor Rojas cuyo trabajo se suma al de otros colegas vallecaucanos, quienes se han propuesto rescatar el carácter referencial de la región en la producción jurídica.

Pasando a otro tema la doctora Hilda María Pardo, vicepresidenta jurídica de Claro, me hizo llegar un documento en el cual refiere las circunstancias que han rodeado la controversia entre la organización que representa y Emcali. La nota explica su malestar por cuanto el asunto podría haberse tramitado sin afectar a los abonados del servicio celular. También deja entrever la disposición de acudir a métodos alternativos de solución de los conflictos como puede ser la amigable composición. Ojalá haya acuerdo y se ponga fin a una disputa que no conviene a Cali ni a ninguna de las dos empresas.

 

Columna recuperada del Diario El País

Foto de Jess Bailey Designs

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario