Víctor Gaviria y la paz en Jardín – Antioquia. Una visión cineasta de la paz.

En el marco del segundo festival de cine del Municipio de Jardín, Antioquia, realizado hace pocos días. El gran cineasta colombiano Víctor Gaviria,  mostró su visión política sobre la paz en Colombia. Recordemos que Gaviria, ha dirigido importantes películas como “Rodrigo D, No Futuro”, “Simón El Mago” o “La Vendedora de Rosas” entre otras más conocidas. En su intervención Gaviria, hace un llamado a la reconciliación cultural y muestra como el dolor se apoderó de muchos corazones colombianos que han quedado en el olvido por el abandono o falta de acompañamiento presencial del Estado.

En relación a este encuentro, les presento algunas ideas y apartes de su discurso profundamente reflexivo en un horizonte esperanzador de paz.

Gaviria, inició diciendo que la paz en Colombia se asemeja a una caja de pandora. Es impredecible, porque contiene muchas promesas y muchos problemas.

“Estos territorios estuvieron durante décadas no solo olvidados por el Estado, sino olvidados por la sociedad que se acostumbró a ver en ellos unos lugares opacos, oscuros en donde ni sabíamos ni nos interesaba lo que allí ocurría y precisamente la coyuntura es que hoy liberados de la guerra necesitamos volver a conocer. A los que hemos valorado el sentido histórico de estos acuerdos para lograr la paz, estos compromisos que han ido cumpliéndose hasta llegar a la dejación de armas por parte de la FARC nos ha desconcertado la distracción con la que más de la mitad del país ha acompañado este proceso. Pareciera una distracción resentida y rencorosa que se niega a reconocer el significado de los hechos de paz, pero al mismo tiempo se presenta tan olímpica y profunda esta distracción que pareciera ser parte de una pasmosa insensibilidad por los territorios concretos que están más allá de las ciudades. Un alarmante síntoma de una pérdida del mundo y de la mundanidad propia de un ciudadano mutado por virtualidad de las redes digitales, una nueva forma de estar en el mundo o mejor una nueva forma de estar sin el mundo, rodeado de un entorno opaco y vaciado sin significado”.

Comentario 1. Los males de la caja de pandora (corrupción, maldad, desesperanza, odio, avaricia y desamor)  se ha apoderado de una individualidad asombrosa donde nada importa, al punto que tener al otro en frente pareciera solo observar una compañía fantasmal que sirve para reconocer que somos humanos y nada más. Precisamente esa es la condición aterradora de lo humano, es capaz de hacerse indolente con la muerte, el hambre, la pobreza y el dolor que hasta se desconoce a sí mismo.

“La era digital, en donde se privilegia lo que está lejano, antes de lo que está cercano, cuando alguien recibe una llamada inmediatamente privilegia contestar y deja en alguna manera en segundo lugar la relación presente, aquello que está allí. Este privilegio de lo lejano sobre lo cercano, va creando una cultura extraña de vacío, o mejor de un vaciado de los encuentros cercanos, es un vaciado desconcertante de las costumbres, de los ritos, de los pactos, de los encuentros en la vida cotidiana precisamente para que fluya más rápido y más fuerte, los llamados lejanos allanando de esta manera a los obstáculos del control.

Las comunidades expulsados de sus territorios por la violencia, cuando regresaron se enfrentaron a los recuerdos de dolor quisieron huir invadidos de pánico dando la espalda a esos fantasmas de abuso e insoportable maltrato, pero vieron también en las paredes de sus casas en ruinas, en las orillas de los ríos, en los caminos, en las sombras frescas de los árboles las huellas de las costumbres en los que habían vivido, vieron temblando como sombras los recuerdos de las fiestas donde celebraron primeras comuniones, grados, noviazgos, matrimonios, los primeros besos de los adolescentes.

De alguna manera, como ellos, aquí también nosotros estamos a través del cine   desanudando la penuria de la vida cotidiana que el conflicto nos dejó”.

Comentario 2. La paz que ahora tenemos cercana y de cierto modo real, pareciera para algunos compatriotas lejana y desoladora. Nada más preciado en un mundo en guerra y de terroristas que la tranquilidad de un  ver cada día un nuevo amanecer o dormir tranquilamente bajo el silencio de la noche. Estas valoraciones se han olvidado porque se naturalizo el dolor y la muerte en los territorios, en el gobierno, en la población y hasta en el cine.

“Ante las alarmas del calentamiento global algunos jóvenes permanecen tranquilos recostados y abstraídos digitalmente en sus camas porque tienen la idea que la ciencia y la técnica, las mismas que han convertido al mundo en una cloaca son los que nos van a salvar en último momento. Ya saldrá alguna fórmula que desintoxicará la atmosfera, ya saldrá algún pase de magia tecnológico digital que convertirá el agua de los mares en agua dulce y potable. Pero, no creo que ese sea el camino cuando vemos el  abrazo de la serpiente inspirado en el rio, el libro Webb Davis, sobre su maestro Richard Evans Schultes, que viajo sobre el amazonas colombiano a mediados de los años 40 lo que nos impacta como espectadores es encontrar otros pensamientos sobre naturaleza lo que recorre la espina dorsal como un escalofrió es la potencia  de ese otro pensamiento prehispánico que nos arroja a un mundo de intuiciones míticas. La gran serpiente cae desde las estrellas a aquel territorio amazónico instaurando un orden de seres vivos, este latigazo de conocimiento mítico es el que sacude al espectador y entran en la conciencia profunda a través de las imágenes de la cámara de Ciro Guerra, ríos avanzando en la manigua como serpientes, ríos espejeando, reflejando las orillas, las copas de los árboles y las nubes diciéndonos que cada ser hace parte de un todo colosal y glorioso.

En las fotos de Schultes, que estarán expuestos desde hoy (20 de Julio) en la casa de la cultura de Jardín, está realmente la inspiración de Ciro Guerra, en aquellos adolecentes desnudos que están tan plácidamente habitando las orillas de los ríos por los que viajo Schultes, esta lo que el llamo el paraíso de los dioses.

La globalización es el ejercicio y el precepto de no estar donde está el cuerpo. De siempre estar en otro lado, mostrando el gesto de lo abstraído que anuncia que no esta para nadie, que ya se fue, que solo es una apariencia su cuerpo instalado en un lugar porque está conectado con otro lugar que absorbe su interés y su conciencia. La esfera de lo digital, ordena que el espíritu este en otro lugar distinto a donde está el cuerpo respirando, no estoy, si nadie está, con quien podremos conversar, con quien podremos estar realmente. El ejercicio de no estar no es de ninguna manera una condición”.

Comentario 3. La tecnología y la globalización son parte de nuestras extrañas contradicciones, por un lado parecieran liberarnos de ciertos males y por el otro nos condenan a la esclavitud de su uso. Las ciencias hoy alargan la vida y cura muchísimas enfermedades. Pero de otra parte, ahogan y condena el alma, a la desazón de la explotación, del encierro y del olvido con sencillez la naturaleza y el mundo.

Comentario final. La paz tiene la posibilidad de darnos una nueva condición humana, de encuentro, de reconocimiento y transformación. Es nuestro compromiso histórico abrazar la paz, para no soltarla jamás. Para ello, el cine es un medio o mejor un lenguaje representativo de las formas ocultas de ver, sentir y respirar la paz.

Gracias a los jardineños-as y todos los que hicieron posible este encuentro cineasta de paz y de esperanza. Pronto las imágenes cinematográficas a modo de registro mostraran en el futuro cercano que el esfuerzo de trabajar unidos por la paz, valió la pena.

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

* Imagen extraída de: página oficial del Mcpio. Jardín Antioquia. Disponible Online: link

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario