¿Por qué es necesario el Día Internacional de la Niña?

«Estamos en un momento crucial para visibilizar estas realidades, generar consciencia y movilizarnos en la transformación de la vida de las niñas alrededor del mundo (…)»

El pasado 11 de octubre se celebró el Día Internacional de la Niña, proclamado por la ONU en 2012. Siendo una fecha de reciente aparición, es poco conocida y a menudo es vista como irrelevante, dada la existencia del Día Internacional del Niño, cuya tradición se remonta a 1954.

Sin embargo, los objetivos detrás de ambas fechas son muy diferentes, y nos invitan a reflexionar sobre problemáticas distintas, así como de los contextos en los que se originaron.

Los antecedentes del Día internacional del Niño se encuentran al finalizar la Primera Guerra Mundial y en la devastación que ocasionó en Europa, esta enorme tragedia humana afectó desproporcionadamente a los niños y niñas, haciendo visible la importancia de reconocer, garantizar, proteger y divulgar una serie de derechos para salvaguardarlos del maltrato y mejorar su calidad de vida.

Por su parte, el Día Internacional de la Niña surgió en un contexto de creciente preocupación frente a las diversas formas de violencia y discriminación experimentadas por las mujeres debido a su género. Esta fecha busca proporcionar apoyo a las niñas en la defensa de sus derechos, así como promover una mayor consciencia a nivel mundial sobre las problemáticas que experimentan por su condición de mujeres desde temprana edad.

Algunos ejemplos de prácticas perjudiciales que viven son el matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, el trabajo infantil, la desescolarización, la violencia sexual y diferentes formas de discriminación, poniéndolas en una situación desfavorable para el desarrollo de su personalidad, de sus capacidades y la materialización de sus proyectos de vida.

En relación con la educación, por ejemplo, el Instituto de Estadística de la UNESCO señala que el número de niñas sin escolarizar es mayor en comparación con los niños, de hecho 16 millones de niñas nunca irá a la escuela, y en general, las mujeres representan dos tercios de los 750 millones de adultos que carecen de conocimientos básicos de alfabetización.

Las niñas no sólo enfrentan dificultades para acceder a la educación básica, sino que su formación a menudo se ve restringida a ciertas áreas si alcanzan la formación universitaria. De acuerdo con UNESCO únicamente el 35% de los estudiantes matriculados en carreras de ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas son mujeres, y sólo un 3% decide realizar estudios en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación.

Por otra parte, prácticas como el matrimonio infantil, según datos de UNICEF del 2019, alrededor del mundo 650 millones de niñas y mujeres se casaron siendo niñas en general, y 12 millones de niñas menores de 18 años se casan cada año. Esta práctica es más frecuente en África subsahariana donde el 38% de las niñas se ha casado durante su infancia, mientras que a nivel mundial la cifra es de 21%.

Prácticas como esta son muy peligrosas para las niñas e incrementan su vulnerabilidad a otras formas de violencia. Las niñas que se casan antes de cumplir 18 años generalmente interrumpen sus estudios, es más factible que experimenten violencia doméstica, tienen mayores probabilidades de morir debido a complicaciones por el embarazo y el parto, y es más probable que sus hijos mueran durante el primer mes de vida.

Por otro lado, la mutilación genital femenina, afecta a nivel mundial aproximadamente 140 millones de niñas y mujeres. Tan sólo en África 91,5 millones de mujeres y niñas mayores de 9 años viven las consecuencias de ello, y 3 millones de niñas más cada año se encuentran en riesgo de ser víctimas de esta práctica tan dañina.


Fuente imagen: https://bit.ly/2Jywf6X

Dada la situación actual,  generar mayor visibilidad a las problemáticas diferenciales que viven las niñas alrededor del mundo es imperativo para presionar a actores gubernamentales, sociedad civil y comunidad internacional para aunar esfuerzos orientados a eliminar estas prácticas perjudiciales, contribuir a cerrar la brecha de género desde la infancia y promover el empoderamiento de las niñas para construir una sociedad donde se reconozca y garantice plenamente no sólo sus derechos, sino que también tengan oportunidades en igualdad de condiciones a los niños para alcanzar sus metas.

Estamos en un momento crucial para visibilizar estas realidades, generar consciencia y movilizarnos en la transformación de la vida de las niñas alrededor del mundo, sólo así será posible en el futuro que este día se convierta en sinónimo de su empoderamiento, y no en un recordatorio de todas las formas en las que las niñas sufren, y de aquello en lo que como sociedad estamos fallándoles.

Imagen: https://bit.ly/2MXifpD

 

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario