• Comparte

Perfil de un líder político

La política es tan antigua como la misma Humanidad, como diría Aristóteles “es intrínseca a su naturaleza, necesaria para vivir en plenitud”.

A través de todos los tiempos y modos de gobernar en el mundo, ha existido el manejo político de cada pueblo. Unos dirigidos por grandes líderes, otros por personajes siniestros y malvados, que buscan sólo su bienestar, primero que el de su comunidad; su pueblo, su gente, su patria.

Ahora que se acerca la puja para llegar al puesto número uno, ser el Presidente de Colombia, se nos muestra un panorama de candidatos, que sin demeritar sus conocimientos como sus actos, cosa que no estamos del todo seguros, nos cuestionamos si será o no ésta la persona indicada para manejar los destinos de nuestra nación.

Como estamos acostumbrados a darnos palo con los flamantes líderes que elegimos, hoy quiero traer a colación y bastante oportuno para el tema que nos ocupa, algunos apartes de un discurso de unos 800 años atrás, que no sólo está vigente, sino muy necesario.

Este discurso fue hecho por el  “Doctor de la Iglesia”, proclamado así por el papa Pio XII, San Antonio de Padua, una de las mentes más representativas del siglo XIII, perteneciente a la orden de los Agustinos y más tarde pasó a la orden de los Franciscanos:

“La vida del que dirige y manda, debe resplandecer por su pureza. Debe ser pacífico con los súbditos, a los que debe reconciliar con Dios y apaciguar entre ellos; modestia, de costumbres irreprochables, lleno de generosidad con los más necesitados.

Debe gobernar sin doblez, con imparcialidad y sobretodo, debe saber cargar sobre sí mismo, lo que deben soportar y sufrir los demás.

Preferid ser más bien amados que temidos; el amor dulcifica lo amargo y aligera el peso insoportable; el temor, contrariamente nos hace intolerables, hasta en las cosas más insignificantes.

El que dirige debe ser sabio, humilde, enérgico; uniendo en sí, mansedumbre y austeridad, severidad de padre y ternura de madre…”

No está mal para empezar a entender lo que debe ser un líder, un dirigente, grande o pequeño, cualquiera que sea, se debe a sus seguidores, coterráneos o a sus electores.

Por esto, quiero invitar a tomar consciencia de verdad, de los valores que debe tener un líder y más cuando está en juego los destinos de una gran nación como la nuestra. No es cuestión de intereses particulares, es el deber que como ciudadanos tenemos.

Dicen por ahí, que todo pueblo tiene el gobernante que se merece.

No se trata de seguir ignorando las consecuencias de nuestros actos, pues seremos tan buenos o malos como el gobernante que elegimos; peor aún, dañamos el presente y el futuro de quienes en él habitamos, un país bendecido por Dios, con todos los recursos naturales que muchos desearían, pero que necesita de buenos gobernantes.

 

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la Corporación Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario