OCDE: Un cambio de perspectiva para mejorar el bienestar

Es bien sabido que la economía de una nación, al igual que muchos aspectos de la vida, se pueden evaluar, bien o mal, dependiendo de la perspectiva desde donde se los mire. Los políticos son expertos en mostrarnos el vaso medio lleno o medio vacío según les convenga, normalmente lo verán medio lleno cuando pertenecen al gobierno de turno y medio vacío cuando pertenecen a la oposición.

El ingreso de Colombia en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo OCDE, tiende a cambiar el grupo de referencia con el que se ha comparado Colombia tradicionalmente, desde países con un desarrollo económico similar como los que encontramos en América Latina, hacia países desarrollados, cuyos indicadores aparecen sistemáticamente mejor que los nuestros en la mayoría de los casos. En otras palabras, el nuevo grupo de referencia para Colombia que conforman los países de la OCDE, tiende a mostrar un vaso medio vacío, pero a su vez, tiene la ventaja de hacernos mirar hacia objetivos de desarrollo más ambiciosos, al eliminar el efecto de consolación que nos hace conformarnos con desempeños económicos y sociales muchas veces mediocres, solo por la razón de que el grupo de referencia latinoamericano incluye varios de los peores ejemplos de manejo de políticas públicas y por ende de desempeño económico y social.

La objetividad, esa piedra preciosa, tan evasiva en estos tiempos de fake news, tiene en el cherry picking de los indicadores y de los grupos de referencia, su versión políticamente correcta, solo neutralizable por la capacidad crítica de los observadores, que en sociedades con bajos niveles educativos como la colombiana, suele ser fácilmente vulnerada a nivel colectivo, pues la voz de unos pocos críticos no suele ser compensada por la sabiduría de masas sujetas a aceptar explicaciones sencillas, aunque inexactas o sacadas de contexto, siguiendo un comportamiento de manada. El resultado del referéndum de 2016 en el Reino Unido, muestra hasta qué punto este tipo de lógicas es difícil de evitar incluso en sociedades relativamente bien educadas.

Haciendo esta advertencia, miremos los resultados del índice para una vida mejor (Better Life Index) publicado por esta entidad. Este indicador contempla 11 categorías[1], que si se ponderan con igual peso (la página web del índice permite a los usuarios asignar las ponderaciones que mejor se ajusten a su visión del desarrollo)[2]  deja a Colombia en el puesto 38, superando únicamente a México y Sudáfrica.

Los mejores resultados de Colombia, que lo ubican en torno a la mediana se obtienen en salud, satisfacción y medio ambiente. Los peores resultados están en los indicadores de seguridad, educación, ingresos, balance vida-trabajo y compromiso social.

Aunque no directamente medido por este estudio, pesa fuertemente sobre nuestra calidad de vida la elevada corrupción y sus repercusiones. La corrupción explica el bajo puntaje en compromiso cívico, relacionado con la escaza confianza de los colombianos en sus instituciones políticas. Así mismo, la corrupción redunda un muy bajo nivel de balance vida-trabajo, que más allá de las largas jornadas laborales que los encuestados manifiestan seguir, se ve influenciado por el poco tiempo disponible para dedicar al ocio y al cuidado personal, el cual va muchas veces a parar en largas esperas en el tráfico producto de una pobre infraestructura vial, o en vueltas y vueltas para solucionar papeleos y trámites complicados muchas veces por la falta de formación del personal de atención al público.

Nos sirve entonces este cuidadoso estudio de la OCDE, no solo para inspiramos en las buenas prácticas de políticas públicas seguidas por nuestro nuevo grupo de referencia, sino también para recordarnos hasta qué punto es crucial construir una sociedad más transparente y comprometida con el buen uso de los fondos públicos.

[1] Las categorías generales son: vvivienda, ingresos, empleo, comunidad, educación, medio ambiente, compromiso cívico, salud, satisfacción, seguridad y balance vida-trabajo.

[2] http://www.oecdbetterlifeindex.org

Imagen: https://bit.ly/2JtWewf

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario