• Comparte

Los jóvenes tienen que poner la nueva agenda de paz – Zaninovich

Conversamos con el Viceministro de Infraestructura Dimitri Zaninovic sobre los principales desafíos de infraestructura y conectividad logística que enfrenta el país. Es uno de los viceministros del gobierno más jóvenes y además es caleño, por lo que nos entregó sus opiniones sobre cómo puede llegar a ser más competitiva la región y el papel que pueden jugar los jóvenes en la construcción de una nueva ciudadanía para la paz.

Uno de los grandes cuellos de botella para Colombia ha sido la ausencia de infraestructura, que eleva los costos de transporte y le resta competitividad al país. ¿Qué tanto va a cambiar el panorama una vez entren en funcionamiento las vías 4G y los grandes proyectos de infraestructura en marcha?

Yo creo que el tema de infraestructura demuestra el problema histórico de conectividad que ha tenido el país. Hemos tenido regiones apartadas, desconectadas e incluso regiones donde ha sido difícil la presencia del Estado precisamente por ese problema de conectividad. ¿Y en qué se han reflejado? En mayores costos de exportación, porque nos cuesta competir internacionalmente con nuestros productos; en dificultad para integrarnos como región y como les decía, para hacer mayor presencia en el territorio con el Estado, con la inserción a los mercados internos.

Esa ha sido parte de la razón por la que tengamos estos atrasos. Desde el 2010 hacia atrás, la inversión promedio llegó a ser 1% del PIB en infraestructura, que es muy poco si consideramos: 1. Que las recomendaciones del Banco Mundial y de otras instituciones es que estemos invirtiendo alrededor del 3% por lo menos. 2. Que tenemos una geografía muy compleja, donde requerimos túneles, viaductos y obras de alto costo. 3. Que somos un país de muchas ciudades pequeñas dispersas.

Entonces, ¿cuál ha sido la estrategia de este gobierno y que hoy lo estamos viendo en proyectos de 4G? 1. Incrementar la inversión. Vamos a llegar al 3% del PIB en inversión infraestructura, que se va a traducir en proyectos como 4G. ¿Qué es 4G? Son contratos de concesión de más de 5.000 kilómetros que se van a intervenir donde van a haber dobles calzadas, túneles, vías de primer nivel al servicio de los colombianos. 2. Navegabilidad del río Magdalena. Aunque todavía estamos en una discusión en el proceso de cierre financiero, hay un proyecto que va andando sobre la mesa para garantizar la navegabilidad del río. 3. La modernización de los aeropuertos. El Dorado, Ríonegro o el Alfonso Bonilla Aragón… Los caleños vamos a estar muy orgullosos de esa nueva terminal internacional que va a estar lista en marzo. Hay una gran transformación en infraestructura que nos va a permitir movilizarnos más rápido, a menor costo y con mayor seguridad.

Mucho se ha insistido en la necesidad del transporte multimodal, no obstante en materia de ferrocarriles el país aún experimenta un gran rezago, ¿por qué a Colombia le ha costado darle mayor espacio al tren como alternativa al transporte carretero?

Bueno eso es cierto. Abandonamos la multimodalidad hace mucho tiempo. Hoy el tren está concentrado básicamente en carbón y en algunos comodities que se mueven especialmente en las zonas carboneras del centro del país hacia los puertos de la costa caribe. Hoy tenemos además en crisis el Ferrocarril del Pacífico que dejó de operar y estamos en un proceso a través de la Agencia Nacional de Infraestructura buscando reanudar operaciones lo más pronto posible. Todo esto lo que refleja es que se abandonó por mucho tiempo el tren.

El reto es cómo empezamos a reactivar el tren poco a poco. Seguimos trabajando en el proyecto del Ferrocarril del Pacífico que requiere la variante que evite su paso por Cali, mejoras en el trayecto entre Buenaventura y Cali que hagan más rápido y eficiente el trazado junto a algunas variantes para llegar hasta la Tebaida. La ventaja del tren es en larga distancia. Los trenes son eficientes si pensamos que el tren va a llegar hasta el eje cafetero y traer la carga hasta Buenaventura. Ese es el caso del Ferrocarril del Pacífico y para eso se están planteando una serie de inversiones que lo pongan en marcha.

Y adicionalmente, estamos trabajando en la regulación, porque este es un país que reguló alrededor del transporte de carga, el camión y dejó a un lado el tren y su rol en la integración logística.

Junto a la seguridad, el problema de la movilidad urbana es uno de los que más inquieta a los caleños. En su criterio, ¿qué proyectos de infraestructura ha en falta en Cali para descongestionar las vías y concebir sistemas complementarios de transporte?

Justamente acabamos de hacer una modelación de las velocidades de las vías alrededor de Cali. Y lo que uno se encuentra, es que en términos de infraestructura de vías, de carreteras intermunicipales, el Valle está muy bien. Uno viene con unas velocidades promedio hasta que llega a Cali. En la entrada a Cali es donde empezamos a ver los trancones, la lentitud en el desplazamiento y eso afecta la competitividad de la ciudad. Ahí tenemos varios retos: 1. Estamos en la frontera entre la jurisdicción la nación y el municipio. Tenemos que trabajar articuladamente para desarrollar proyectos juntos. 2. Sacar adelante proyectos que ya estamos identificando para mejorar la movilidad. Algunos son de infraestructura, pero la respuesta no es solo de infraestructura y voy a dar un ejemplo: en la vía Cali-Jamundí es clarísima la necesidad de un intercambiador en el cruce con el desvío a Puerto Tejada. Ese semáforo está generando muchísimo trancón y está reduciendo la velocidad de desplazamiento. Es posible pensar hacia adelante en un tercer carril.

Pero también hay medidas de gestión del tráfico que pueden tener un alto impacto y que son de bajo costo. Cómo reorganizo las rutas intermunicipales para que no todas entren hasta Cali sino que tengan una interconexión con el MIO y con el transporte público. Cómo incentivo a que se reduzca el uso del vehículo particular en ese trayecto donde hay muchas universidades y colegios. Entonces son una serie de medidas que estamos identificando que esperamos entregarle a la ciudad a final de año, que son en parte infraestructura, pero son en parte regulación y gestión que puede mejorar los accesos a las ciudades.

El Valle del Cauca se caracteriza por su potencial logístico, ¿cuáles son los grandes proyectos de infraestructura que vienen para la región?

Si hay algún departamento y alguna región que puede seguirse beneficiando y potenciar con infraestructura es el Valle del Cauca. Tenemos un centro productivo alrededor del valle del río Cauca, Cali, Yumbo, Palmira, Tulua, ciudades donde hay industria y agroindustria y que tienen las posibilidades de exportar y son muy competitivas. Por eso tan importante la infraestructura y la logística para seguir aprovechando eso. ¿En qué estamos trabajando? 1. Inversiones para continuar ese corredor en doble calzada que hoy tenemos de Buga -La Paila hasta Santander de Quilichao. Viene un proyecto de 4G que es doble calzada Santander de Qulichao-Popayán y tendríamos ese corredor en doble calzada.

Estamos más o menos en un 80% de la doble calzada Buga-Buenaventura ya listo y adjudicamos un nuevo contrato APP para terminar el proyecto en doble calzada, así que tendríamos el trayecto Buga y Buenaventura en doble calzada. Viene adicionalmente el puente de Juanchito que lo estamos haciendo a través del Invías, 30 mil millones, 24 meses de construcción; es la cuota inicial para un proyecto de doble calzada que tiene la gobernación Cali-Candelaria-Florida. Adicionalmente, tenemos en estudios la vía Novita-Cartago para empezar a tejer esa conectividad entre el Norte del Valle con el Chocó. Y en estudios tenemos 20 mil millones de pesos para el cruce de la cordillera central, que es lo que se llama el proyecto Pacífico-Orinoquía, que es cómo le damos salida al Valle hacia Huila o Tolima, donde hay una propuesta de un cruce a la altura de Palmira, en la que se están contemplando túneles, es una obra de gran envergadura, es un proyecto de muy largo plazo, pero hacia allá es donde se tiene que seguir pensando.

En aeropuertos, está la terminal del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón que se entrega en marzo del 2017, en el caso del aeropuerto de Buenaventura, se está iniciando consulta previa para ampliar la pista a 1600 metros, esperando que lleguen aviones ATL y comercialmente más aerolíneas. Todo esto lo que demuestra es que el Valle tiene multimodalidad y la posibilidad de salir al pacífico, de exportar y de aprovechar esa ubicación y esa infraestructura que estamos haciendo.

Hace algunos años se promovió un controvertido plan de construcción y rehabilitación de vías terciarias cuyos resultados hoy siguen sin claridad y se habla más de grandes autopistas, ¿en qué está el Gobierno Nacional actualmente frente a los temas de vías secundarias y terciarias?

La gran apuesta fue terminar esas grandes troncales que necesita el país, que son las 4G, con un marco legal totalmente enfocado en la eficiencia, la contratación y la transparencia. ¿Qué se hizo? Se eliminaron los anticipos y solo se paga cuando esté al nivel de servicio una obra. Además, se hicieron los estudios a fase 2 avanzada, para evitar sobrecostos y evitar lo que siempre se presentaba, y era que las obras se iban encareciendo a medida que se iba descubriendo la problemática.

En secundarias y terciarias, las secundarias en su mayoría son responsabilidad de los departamentos, ahí trabajamos de la mano con los departamentos para que se hagan las inversiones en los corredores, pero mucho se ha venido trabajando por parte de los departamentos. En terciarias avanzamos con un crédito con el Banco Mundial y la CAF para la financiación de vías terciarias sobre todo en los municipios de posconflicto. En el caso del Valle es muy clara la necesidad que tenemos en Florida y Pradera. Y el norte del Cauca, que funciona como una región como un todo, donde municipios de posconflicto como Caldono y Corinto, requieren vías terciarias para que se sustituyan muchas veces cultivos ilícitos o actividades ilícitas por cultivos rentables y legales.

Usted es uno de los viceministros más jóvenes del gobierno, ¿cómo interpreta el momento histórico por el que atraviesa el país en el que los jóvenes se han movilizado recientemente para exigir un nuevo acuerdo de paz? ¿Le parece útil esa forma de expresión cívica?

No soy el más joven. Pero curioso, creo que los viceministros más jóvenes de este gobierno hemos sido caleños. Todos coincidenciamente somos caleños y esto habla de una cosa, de los nuevos liderazgos que pueden ofrecer el Valle del Cauca y los nuevos espacios que nos estamos ganando los caleños y los vallecaucanos en el gobierno nacional. Yo creo que ahí hay un mensaje importante para invitar a los jóvenes vallecaucanos y caleños a que se tomen los espacios y a que sigamos en ese relevo generacional.

Frente al tema de la paz, es un asunto de los jóvenes. Yo creo que el discurso: “el futuro de los jóvenes”, ya está agotado. Los jóvenes son los que tienen que poner esa nueva agenda. El tema de paz es una nueva agenda de país, es una nueva agenda política, que lo que hace en el fondo es cambiar un viejo discurso de seguridad y de enfoque en la propiedad, para poner sobre la mesa temas como la desigualdad, el acceso a la tierra y las oportunidades políticas. Entonces, es un tema de jóvenes porque en será el que va a dominar la agenda política del país hacia los próximos años.

¿Cómo interpreta usted esa modalidad de participación ciudadana directa cuando la abstención electoral y el escepticismo sobre la política tradicional alejan al ciudadano del compromiso cívico? ¿Cómo refrescar los esquemas de participación ciudadana? ¿Hacia dónde cree usted que debe ir el país, especialmente los ciudadanos más jóvenes?

Esa es una pregunta muy compleja. Pero lo que yo diría es que ese es un fenómeno mundial. A veces nos miramos el ombligo y creemos que son nuestros líderes y nuestro sistema político. Pero a nivel mundial hay un desencanto con las instituciones, se plantea la búsqueda de soluciones radicales, eso es el Brexit, eso es Trump, es buscar fuera de la institucionalidad que históricamente se tiene las soluciones. Y terminamos en esas medidas desesperadas porque la institucionalidad o el sistema no están ofreciendo ni las oportunidades ni el acceso ni las soluciones que las personas están buscando.

Yo creo que hay que repensar en volverse a sintonizar con las necesidades de la gente, qué es lo que está esperando, porque la gente lo que está es desencantada con la política y los políticos. Y lamentablemente con el gobierno, el gobierno en general. Estar en el sector público no es fácil. Estar en el sector público es difícil, siempre hay mucho cuestionamiento y dudas. Aquí hay un gobierno muy profesional y muy comprometido, pero la sociedad parece que lo público lo ha dejado a un lado, o ha dejado de ver la importancia de apropiarse de lo público.

Deja un Comentario