La Javeriana Cali y los “pilos”

El supuesto infierno de los pilos en la Javeriana Cali se basa solo el caso puntual de un anónimo que no puede comprometer a toda una institución.

Un par de amigos me advirtieron sobre un escrito aparecido en Las2orillas que daba cuenta del supuesto infierno vivido por becarios vinculados al programa “Ser pilo paga” en la Javeriana, seccional Cali. El asunto llamó mi atención por haberme desempeñado hace varios años, como vicerrector académico de esa universidad.

Al revisar el texto caí en cuenta de haberlo leído  con anterioridad y me puse en la tarea de aclarar la situación. Pronto confirmé que ese contenido había sido publicado en junio del 2016 por un portal de Cali que se denomina El Chontaduro. También encontré que sin pudor alguno el medio caleño había hecho un refrito sacando la misma nota el pasado 28 de febrero del 2019, o sea casi tres años después.

En la indagación descubrí además que Lina Uribe, egresada de la Javeriana Cali y hoy premio de periodismo Simón Bolívar, investigó el tema y dio a conocer sus conclusiones en el blog Papayapartida con fecha 12 de julio de 2016. Esto es por la época de la publicación inicial.

Lina se tomó el trabajo de entrevistar a siete estudiantes becados de la universidad sobre sus vivencias y la posible existencia de un ambiente agresivo o discriminatorio. La comunicadora encontró una percepción unánime contraria con relación a tal posibilidad. Según expresó, los entrevistados “aseguraron nunca haber sido víctimas o testigos de burlas o comentarios venenosos por ser pilos”.

No voy a calificar al medio digital denominado El Chontaduro que fue causante de esta situación. Para que los lectores saquen sus propias conclusiones me limito a compartirles algunos hechos. Comencemos diciendo que las principales secciones de la publicación son: Crónicas bastardas; Qué asco!; Información irrelevante y Parches absurdos.

Por otra parte en una edición reciente se incluye una especie  de evaluación de las universidades locales en un escrito titulado “Las cinco universidades más perversas de Cali”. El panfleto concluye con una apostilla por cuya transcripción ofrezco disculpas anticipadas: “Si está enojado por el ranking, le repetimos, después de insultarnos remítase a la página de webometrics y cuestione la metodología que utilizaron. O mejor, acepte que su universidad es una mierda, resígnese a ser un mediocre. Aprenda de nosotros que ya nos hicimos a la idea de ser unos perdedores”.

El Chontaduro sin embargo, es una especie de Frankestein de las comunicaciones. Junto a refritos sin fundamento como el que hemos mencionado, y profusión de artículos baladíes sobre temas lightentre los que se cuentan las cejas de Marbelle, las fotos de Greeicy Rendón, o la hermana anciana de Amparo Grisales, de vez en cuando sale con un editorial bien razonado.,

La narración aparecida en aquel portal sobre los pilos presenta el caso puntual de un anónimo, que no puede comprometer ni llevar a conclusiones sobre toda una institución. La Javeriana de Cali es una institución con casi cincuenta años de historia muy comprometida con la calidad académica y la formación humana integral, circunstancia que le ha valido la acreditación institucional de alta calidad, mientras la mayoría de sus programas  también gozan de la acreditación del CNA. La universidad en aquella sede ofrece 22 carreras, 16 especializaciones, 17 maestrías y 3 doctorados. Las clases son atendidas por cerca de 8.500 estudiantes en un campus de quince hectáreas.

Pero lo más importante es que desde el inicio de “Ser pilo paga”,  la entidad montó un dispositivo dirigido a acoger y facilitar la vida académica de estos estudiantes. Se crearon beneficios que han representado erogaciones con recursos propios por miles de millones de pesos con destino al pago de alimentación, textos, transporte etc. Además se organizó un ambicioso sistema de acompañamiento para aquella población.

Entre las estrategias adoptadas se cuentan la de “Padrinos Javerianos” y la denominada “Plan Parceros Javerianos”. La idea central consiste en proporcionar al alumno becado el soporte permanente de pares familiarizados con el mundo y los procesos universitarios. Adicionalmente, el inicio de las actividades académicas está precedido por un programa formal de alistamiento encaminado a facilitar la inserción en la vida académica. Una vez iniciada su carrera el estudiante tiene también acceso a otras ayudas entre las que se cuentan el Centro para la Enseñanza y el Aprendizaje, la asesoría psicopedagógica, las experiencias de vida comunitaria, la inmersión especializada en lengua inglesa, etc.

Conozco bien el rigor y profesionalismo con el que trabajan los editores y el equipo periodístico de Las2orillas. Me consta que ellos practican la crítica a fondo de los contenidos y la rabiosa contrastación de las fuentes. Además se esmeran por ofrecer los mejores análisis disponibles sobre la actualidad noticiosa y el devenir político. Pero en esta época  de redes perturbadas y perturbadoras, en la que no existen Dios ni ley en el mundo de las comunicaciones, es claro que aún los más exigentes, los que obran con total buena fe, pueden caer en celadas no deseables.

Fuente imagen: https://bit.ly/2TN2rpx

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario