De la corrupción y sus escándalos: Una historia conocida

En un prestante periódico nacional ha sido noticia de primera plana la citación a interrogatorio por parte de la fiscalía a los gerentes de las campañas Santos y Zuluaga por el caso Odebrecht[1],  y es lo mínimo que se esperaba. Pero todo el escándalo y la indignación no dejan de ser situaciones coyunturales.

Los casos de corrupción se dividen en dos: los que salen a la luz pública y los que no, y en consecuencia, nuestra clase política se divide entre aquella cuyas irregularidades son conocidas y aquella cuyos pecados permanecen ocultos. De nuevo soy reiterativo con la importancia de nosotros como sociedad para castigar estas actividades, esta cultura política mañosa que se aprovecha de su poder e influencias, pero ante todo se aprovecha de nuestra negligencia como votantes, que no entendemos que lo público es nuestro.  El caso Odebrecht es un insulto a nuestra democracia, pero no va a ser el último de este año, y seguramente no tardaremos más de dos años en tener un caso igual o más grave; la corrupción pública es un aberrante elemento de nuestro panorama nacional, y en ese sentido, es natural sentir vergüenza y asco, pero es tonto fingir sorpresa.

Es más pertinente preguntarnos cuánto más vamos a aguantar, qué tan grave tiene que ser un desfalco, qué tan corrupta tiene que ser una campaña para que la sociedad civil se sacuda. Porque a la fecha, los hechos muestran que nos gusta vivir con la corrupción y no tenemos el más mínimo interés en hacer algo al respecto.

[1] http://www.elespectador.com/noticias/judicial/fiscalia-cito-interrogatorio-gerentes-de-las-campanas-santos-y-zuluaga-por-caso-odebrecht-articulo-685609

 

  * Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

 

Imagen extraida del Huffington Post.

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario