Feria, civismo y educación

Ahora que estamos en época de feria, se respira la alegría de la Navidad y hemos entrado en modo festivo extendido, se decreta cívicamente regalar lo mejor de nuestros corazones, comportamientos y educación en la temporada más especial del año. Las fiestas decembrinas que se viven de manera inigualable en Cali, son majestuosos espectáculos culturales, gastronómicos y turísticos de talla mundial que magnifican la ciudad que nació de la sonrisa de Dios sobre la tierra.

Cali, se ha engalanado con un gran esfuerzo de la alcaldía, los empresarios y sus gentes, para que visitantes, amigos, turistas, familiares y vecinos disfruten y compartan con tranquilidad y en todo su esplendor de la sucursal del cielo, de su feria, del alumbrado navideño, de los conciertos salseros, de sus exhibiciones de arte y de memoria histórica. Todo con la dulzura, y un toque mágico de la más alta tolerancia, hermandad, cariño y amistad que caracteriza la población caleña y vallecaucana. Respirar el olor de los verdes cañaduzales que entregan su azucarada energía y su fragancia inconfundible, es un dulce manjar que no te puedes perder. La ciudad del Cristo Rey con los brazos abiertos, espera que disfrutemos de sus monumentos, espacios típicos representativos y de su folclor que son la concreción real de un sueño atravesado por un rio que muestra la belleza de sus mujeres, la frescura de su suave brisa o el colorido de su atardecer.

Como no dar una sonrisa, un saludo, un abrazo, una frase llena de cariño y amor sin igual en este paraíso llamado Santiago de Cali. Mira vé vos, que bueno que viniste, te provoca manjarblanco, te comes un sancocho, un pandebono o prefieres un rico cholado. Son muestra del salpicón  de la cultura de la caleñidad, la amabilidad y el respeto que vivirás en la ciudad. Si disfrutas de los conciertos de salsa, del salsódromo, del desfile del Cali viejo, de una tarde en el río Pance o de una caminata por las canchas panamericanas. Podrás decir, estuve en la sucursal del cielo o si igual reconoces su historia y sus lenguajes a través de algunos personajes que hicieron  de Cali, la Sultana del valle, tal como José Pardo Llada, periodista, promotor de movimientos cívicos por la ciudad y quien tenía apuntes muy singulares por su particular tono de voz y acento cubano. “El loco Guerra” con su permanente grito de vendedor el llavero pa’ las llaves y el lenguaje vulgar cuando era molestado. “Jovita Feijóo” la reina de reinas, una mujer delgada, garbosa y esbelta, que un buen día perdió la razón ilusionada con ser una reina. “Yo te curo” hombre pintoresco, que se las daba de yerbatero y que pretendía curar todas las enfermedades recetando pócimas de yerbas de jardín. “Boca de tunel”, un afrodescendiente fornido, gracioso, amable e imitador de sonidos, con una estupenda dentadura con la cual destapaba botellas de cervezas y gaseosas.

Finalmente, mira vé, no olvides de manera especial respetar las señales de tránsito, hacer la fila, utilizar los puentes, priorizar los peatones, echar piropos respetuosos, cantar los villancicos, jugar los aguinaldos, ceder la silla, no tirar basura, hacer el 28, y pasarla rico. Porque: Cali es Cali, lo demás es loma.

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario