Entre la incertidumbre y las posibilidades

Cuando en algunos momentos de la historia se cuestionaron los dogmas y modelos de vida tradicionales, importantes obras de la literatura y la pintura se situaron a la vanguardia de esa tendencia ideológica. Estas expresiones artísticas revelaron otras posibilidades de la existencia y miradas desde diversas perspectivas, a tono con el momento en que la humanidad comenzaba a contemplarlas. Con todo, estos procesos de emancipación vienen aparejados del fenómeno de la duda y la incertidumbre que hoy se acentúa con la comunicación mediática y las redes sociales.

Ya desde Don Quijote de la Mancha, primera novela moderna por excelencia, se inicia la aventura con el ingenioso hidalgo por caminos plegados de visiones contrapuestas e incertidumbres, donde es esquiva la aprehensión de la realidad y la certeza. En las confrontaciones entre lo real y lo imaginario en un sinnúmero de episodios, radica el valor de la crítica, la búsqueda y la transformación que subyace en dicha obra. Estanislao Zuleta al clarificar la posibilidad de otros marcos de significación o de una nueva vida que ofrece la novela, refiriéndose a Sancho y a don Quijote, explicó:  “Tanto la simpleza del uno como la locura del otro implican una apertura hacia las posibilidades más inauditas. Ninguno de los dos se reduce a una aceptación de los límites de lo posible y de lo imposible tal como son presentados en el orden social vigente. ” p. 175.

En otro momento, el cubismo se aparta de las convenciones estéticas y libera el espíritu con otras propuestas. Rompe con la apariencia real y natural de las cosas, al considerar el objeto desde múltiples perspectivas, en planos geométricos. Un mismo rostro se presenta de frente y de perfil simultáneamente. Esta reformulación de los puntos de vista es un eco del sentir de la época en que surge el psicoanálisis y la teoría de la relatividad. Muchas otras obras del arte o la literatura tienen que ver con la incertidumbre ante otras tantas experiencias o posibilidades, bien sea en relación con la existencia, el amor, la realidad, la razón o la escritura, entre otras.

La incertidumbre parece ser inminente en la vida de los individuos en todos los tiempos y circunstancias. El mundo se lee en un caleidoscopio de ideas, contradicciones y posibilidades de vida, lo cual implica la relativización de todo y un reto al momento de  resolver las inquietudes metafísicas y terrenales. Se dice en términos de la física cuántica, que el principio de la incertidumbre o indeterminación consiste en la imposibilidad de medir simultáneamente la posición y el movimiento de una partícula asociada a una onda. Si se aventura una semejanza con este principio, el reto más difícil es medir la onda de la sociedad actual, por la atomización y volatilidad de sus partículas. Es decir, hay tal proliferación de expresiones y mensajes mediáticos o sin sentido o verdad en el mundo digital y redes sociales, que confunden e impiden apreciar lo fundamental en el meollo de las incertidumbres en tantos aspectos del acontecer social.

El problema de hoy radica más que en las ideologías y posiciones contrarias, en la pérdida de la veracidad, el lenguaje y el razonamiento en la información. El lenguaje mediático se torna más emocional que analítico y se simplifica para obtener efectos inmediatistas. La opinión pública se ve atropellada y confundida con afirmaciones gratuitas a través de internet o medios masivos, sin fundamento, debiendo soportar además personajes narcisistas o demagogos que irrumpen para fines personales y políticos. Se pretende así alimentar la vida diaria con las llamadas “fakes news” o noticias falsas en un pseudo periodismo, con el objeto de desinformar.

Si a las incertidumbres propias de los tiempos modernos o posmodernos según lo refieran filósofos y sociólogos, se sobreponen otras incertidumbres basadas en mentiras o engaños periodísticos, publicitarios o politiqueros, se cierran las posibilidades del pensamiento en soluciones, controversias o transformaciones constructivas. A todo ello se opone afortunadamente buena parte de la sociedad que se percata de esta circunstancia, aunque echa de menos la existencia de mecanismos suficientes para establecer dónde está lo cierto y dónde lo falso, cuál instancia o medio es confiable y oportuno para medir el grado de verdad, honestidad, invento o negocio, cuando indebidamente se aprovechan los maravillosos espacios de la tecnología.

La búsqueda de posibilidades ante tantas incertidumbres es un reto para el periodismo, los intermediarios de la información, la enseñanza y las redes de intercomunicación, especialmente porque la población joven pasa un tiempo considerable en lecturas por internet. La opinión pública por su parte, tiene un papel preponderante mediante un análisis crítico y lógico de la información, con lo cual queda a su alcance revisar las fuentes, así como exigir una mejor información o rechazarla.

Referencias

Estanislao Zuleta. El Quijote un nuevo sentido de la aventura. Dann Regional- Fundación Estanislao Zuleta. Primera edición. Noviembre 2000. Colombia

Imagen: https://bit.ly/2ANJRqy

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario