Declaración

La Corporación Consorcio Ciudadano, como organización de la sociedad civil colombiana, considera su deber declarar que:

  1. Rechaza de plano el anuncio de Iván Márquez y otros ex integrantes de la guerrilla de las FARC, de retomar las armas para buscar el poder, faltando así a su compromiso de reintegrarse a la vida civil, y de abandonar la violencia como medio para lograr sus fines políticos. Mediante este vil proceder, anuncian su intención de sumir de nuevo a los colombianos en el abismo de esa horrible e insensata guerra fratricida que el País ha empezado a abandonar.
  2. Reconoce que el “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, firmado en el Teatro Colón, es el mejor medio para conseguir este fin.
  3. Apoya al Gobierno en su deber de mantener el orden y la institucionalidad, reprimiendo sin vacilación alguna, a los alzados en armas mencionados quienes, -al incumplir lo pactado-, se encuentran hoy al margen de la Ley, perdiendo voluntariamente los derechos políticos, el acceso a la justicia transicional, y demás beneficios que el acuerdo del Teatro Colón les concedió.
  4. Destaca la importancia de que cerca de 10.000 exguerrilleros hayan cumplido su palabra de desmovilizarse y de reingresar a la vida civil, conviviendo en paz con sus conciudadanos. Para ellos nuestro reconocimiento y apoyo.
  5. Respalda al Gobierno en su empeño por seguir apoyando a los desmovilizados y de implementar el acuerdo del Teatro Colón, honrando así la palabra del Estado y de los colombianos que deseamos la paz.
  6. Solicita al Gobierno Nacional, al Congreso, a las altas cortes, a los organismos de control, a los partidos políticos, a la JEP, y demás grupos de interés, que se empeñen en obrar de consuno y de manera sinérgica para fortalecer la paz lograda hasta ahora, dinamizando el cumplimiento del acuerdo del Teatro Colón.
  7. Se debe proteger de manera especial a los líderes sociales y a la población civil que están en los territorios en donde los grupos ilegales existentes siembran el terror, atentando contra la vida de los colombianos y el medio ambiente, mediante el narcotráfico, la minería ilegal y demás actividades ilícitas.
  8. Rechazar la utilización tendenciosa del tema de la paz como bandera electoral, por ser un derecho fundamental inalienable de todos los colombianos.
* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario