Breve historia de Colombia

Colombia surgió, como los demás países de Iberoamérica excepto Cuba y Puerto Rico, como unidad con pretensión de independencia política a raíz de la invasión napoleónica a la península ibérica. Tras la secesión de Venezuela y Ecuador en 1830 el país vivió diversas guerras civiles hasta la llamada Guerra de los Mil Días, entre 1899 y 1902. La causa principal de las guerras fue la pugna entre Bogotá y sus vinculadas y el resto del país. El ordenamiento federal bajo la llamada Confederación Granadina de 1858 y luego bajo los Estados Unidos de Colombia fue muy inestable. Ello abrió el paso al proyecto de Rafael Núñez, de establecer centralización política con descentralización administrativa, en 1886.

Este ordenamiento, de carácter conservador, sufrió una gran transformación en 1936, con redefiniciones fundamentales que lo transformaron en liberal. Tras una nueva guerra entre liberales y conservadores entre 1948 y 1957 se estableció un mecanismo de transición hasta 1974. Entre tanto, la constitución tuvo otra transformación en 1968, que la volvió tecnocrática. En 1986 se estableció la elección popular de alcaldes, y en 1991 se improvisó un nuevo ordenamiento constitucional centralista, con entrega de recursos a los municipios para atención a necesidades en salud y educación bajo reglas establecidas en Bogotá.

Los departamentos perdieron importancia como elementos articuladores del desarrollo social y económico, y los procesos electorales y de formación de altas cortes se degradaron. Desde entonces la calidad del gasto público se ha deteriorado. La consecuencia práctica es la promoción de la corrupción. Pese al crecimiento económico sostenido, el país es aún muy desigual en ingresos y oportunidades, lo cual es obstáculo para el crecimiento ulterior. Preocupan las deficiencias en educación e infraestructura, que dificultan la inserción en la economía mundial y la debilidad del Estado: en los últimos cuarenta años Colombia ha vivido la guerra de la coca, que facilitó la ocupación de mitad del territorio por las Farc a finales del siglo pasado y contaminó las instituciones.

La minería del oro y productos primarios, como el tabaco y la quina, fueron la base de la economía hasta que comenzó el ciclo del café en el último cuarto del siglo diecinueve. El grano fue pilar de la economía hasta hace medio siglo, pero desde hace nueve décadas hubo inversión en industria, y desde la posguerra prosperó la política de protección a la producción nacional, impulsada por la Comisión Económica para América Latina (Cepal), hasta 1990; la crisis de la deuda latinoamericana indujo la apertura de la economía, lo que puso fin a la estrechez cambiaria, pero desde entonces la mala gestión pública desindustrializó el país.

La población creció, de menos de tres millones en 1819 a cinco millones en 1900, 11 millones a mediados del siglo 20, y cerca de 50 millones hoy. El país, 70% rural al terminar la segunda guerra mundial, ya era mitad urbano a mediados de los sesenta, y hoy es solo 20% rural. La modernización de la sociedad colombiana, transformación similar a las de otros países de Latinoamérica, no ha generado más beneficio porque el Estado no cumple en forma adecuada su tarea básica de legislar, juzgar y administrar. Urge ordenar mejor lo público para construir un país diferente, que aproveche las virtudes de la sociedad.

Imagen: https://bit.ly/2McUpa9

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario