12 razones por las cuales las campañas noviolentas son más efectivas que las violentas en la transformación de la sociedad

La acción noviolenta requiere un conjunto especifico, planeado y arriesgado de acciones cuyo objetivo es causar simultáneamente presión y coerción en el oponente identificado, sin usar amenazas físicas o la fuerza de la violencia contra este.

Por lo tanto, no todo lo que no es violento puede ser considerado acción noviolenta, la ausencia de violencia en los actos de un grupo, como una protesta pacífica, no es automáticamente un ejemplo de acción noviolenta.

Esta última implica tener un objetivo claro, definir una estrategia para alcanzarlo, planificar su implementación, y llevar a cabo una serie de acciones subsecuentes como parte de todo el proceso, en el centro del cual debe haber una fuerte disciplina noviolenta guiando todas las decisiones y acciones del grupo.

Teniendo claro qué significa la acción noviolenta y como hace parte de una estrategia cuidadosamente planeada para lograr un objetivo, a continuación, presentaré 12 razones que explican su efectividad en comparación con la acción violenta.

  1. Las barreras para la participación de las personas en la acción noviolenta son menos en comparación con las existentes en las insurgencias violentas.
  2. Los métodos de acción noviolenta disponibles son muy diversos y permiten a la gente participar en un movimiento noviolento diariamente, sin poner en riesgo su seguridad, familia, trabajo o principios morales en un grado que es imposible cuando alguien se vincula a una lucha armada.
  3. La participación en acciones noviolentas tiende a ser amplia y abarcar diversos sectores de la sociedad, lo cual es esencial para generar cambios de lealtad entre los seguidores del oponente, contribuyendo a su debilitamiento.
  4. El hecho de que el grupo sea noviolento reduce el miedo de las personas a unirse al movimiento, a la vez que incrementa su credibilidad cuando desafía a un régimen violento y opresor como una dictadura.
  5. Los movimientos violentos en la mayoría de los casos son percibidos por la sociedad civil como agresores iguales o peores que el gobierno que dicen intentar reemplazar. Sus alegatos de luchar por paz, justicia social y mejores condiciones de vida a menudo son vistos como incoherentes con los métodos violentos y destructivos que emplean contra su oponente.
  6. Oponerse o reprimir un movimiento noviolento empleando violencia es más probable que tenga el efecto opuesto al deseado por el represor, ocasionando un incremento en el apoyo a la campaña noviolenta, incrementando la legitimidad de su causa, y causando rechazo nacional e internacional de terceros a quien emplea violencia.
  7. El uso de violencia indiscriminada contra actores violentos es usualmente legitimado especialmente en casos donde un gobierno o el Estado lo presenta como una respuesta frente a una clara amenaza a su soberanía, normalmente el discurso de la lucha contra el terrorismo sirve para justificar todo tipo de acciones violentas con el objetivo de destruir al oponente independientemente de sus motivos.
  8. En los casos donde la fuerza y la violencia ha sido usada contra población civil desarmada llevando a cabo cualquier tipo de acción noviolenta, a menudo el agresor termina deslegitimado a nivel nacional e internacional, lo cual puede llevar a que pierda apoyos claves para su supervivencia en el poder.
  9. La disciplina noviolenta de un movimiento tiene varias ventajas: los hace parecer menos amenazantes físicamente frente al oponente haciendo mas factible que considere hacer concesiones, les proporciona reconocimiento y credibilidad como posibles negociadores, les permite tener una legitimidad, superioridad moral y apoyo interno que no conseguirían recurriendo a la violencia.
  10. Permite a todas las partes en conflicto y al público concentrarse en los temas en debate, no en las consecuencias negativas de la violencia relacionada con el actuar del grupo.
  11. Las probabilidades de que hallan deserciones masivas en las fuerzas de seguridad del oponente son mayores en las campañas de acción noviolenta ya que los primeros se sienten menos amenazados por el grupo desafiante, y con el tiempo generan mayor capacidad de empatizar con su causa.
  12. El alto número de participantes en un movimiento noviolento puede hacerlo parecer como altamente viable y legítimo para actores externos, promoviendo un incremento en el apoyo técnico, material, diplomático o financiero al movimiento por parte de estos

Imagen: https://bit.ly/2MyBwi8

* Las opiniones expresadas en este espacio de deliberación, pertenecen a los columnistas y no reflejan la opinión ni el pensamiento de la organización Consorcio Ciudadano.

Deja un Comentario